Fabian Martinez Portantier


Qué se necesita para enseñar

Una de las preguntas que más me hacen sobre mi trabajo es acerca de cuáles son los requerimientos para poder dar clases, o "enseñar" en general.

Con el correr de los años, la experiencia propia y la de haber visto a varios profesores (soy el encargado de entrevistar y asistir a los profesores de la carrera de seguridad informática en EducaciónIT), me he dado cuenta de que lo principal que se necesita son:

1) Ganas de enseñar
2) Conocimientos a transmitir

El orden de esas dos es importante, siendo mucho más importante el primero que el segundo.

Ganas de enseñar

Fundamental. Porque es algo que no se puede adquirir… se tiene o no se tiene.

Conocí a mucha gente con una gran cantidad de conocimientos, pero sin ganas de transmitirlos, y eso no sirve de nada. Por lo menos, en lo que a la docencia se refiere.

Dentro de las "ganas de enseñar" también entran algunas otras cosas, como el hecho de sentirse cómodo siendo el que está parado adelante de varias personas explicando un concepto y, haciéndose cargo de lo que uno dice.

Esto es importante, porque cuando estamos parados ahí, enseñando, tenemos la responsabilidad de transmitir conocimientos verdaderos y que sean de utilidad. No sirve de nada "sanatear" (palabra en dialecto argentino para "inventar conocimientos sobre la marcha").

El hecho de empezar a sentirse cómodo contestando preguntas, gestionando los tiempos de clase, y admitiendo que uno no sabe todo, y que le quedan más cosas por aprender que las que la vida misma nos permitirá aprender, son cosas que se van incorporando con el tiempo. Pero todas dependen de que tengamos "Ganas de enseñar".

Conocimientos a transmitir

Parece obvio, pero me ha tocado conocer gente que quería enseñar cosas que verdaderamente no sabía.

He visto gente que me ha dicho "Acabo de terminar un curso de Ethical Hacking, y me gustaría ahora dar cursos de Ethical Hacking".

Lamento decirlo, pero eso no se puede.

Para poder enseñar, hay que tener muchos más conocimientos de los que el temario del curso requiere que compartamos. Y tampoco alcanza con haber tomado el curso e incluso haberlo aprobado (si es que el curso contaba con un examen).

¿Por qué? Básicamente, porque cuando uno toma un curso, no aprende el 100% del temario. Siempre hay varias cosas que se nos escapan, porque nuestro cerebro no las procesó, porque no prestamos atención, porque no las entendimos y no nos animamos a preguntar, o porque pensamos que las entendimos pero en realidad no fue así.

De esto se desprende que, habiendo hecho el curso X, es imposible que inmediatamente podamos enseñar todos los contenidos de dicho curso.

Por otro lado, uno nunca puede transmitir el 100% de lo que sabe. No porque uno no quiera hacerlo, ni se esté guardando "secretos". Si no porque no hay tiempo y no hay forma de transmitir todo.

Sobre todo en los casos del conocimiento que no tenemos "del todo claro".

Hay que tener las cosas bien claras para poder explicarlas. Y todos tenemos un montón de conocimientos que aún no hemos podido asentar en nuestra cabeza, porque nos falta ponerlos en práctica o porque aún no lo hemos entendido del todo bien.

Lo bueno de todo esto, y el motivo de que los conocimientos que tengamos quedan relegados a la segunda cosas más importante que necesitamos para poder enseñar, siendo más importantes las ganas de enseñar que el propio conocimiento, es el hecho de que todo se puede aprender.

Algunos tendrán más facilidad y otros menos, pero todos podemos aprender cosas y, una vez que las aprendimos bien, estamos en condiciones de enseñarlas, siempre y cuando tengamos ganas de hacerlo.

Es por eso que, a todos aquellos que tengan ganas de compartir lo que saben con los demás, los invito a probar dar una clase, un seminario, una charla o lo que fuere.

El ejercicio de compartir lo que sabemos con los demás es algo que, por lo menos a mí, me llena de felicidad y me produce una satisfacción enorme.

Hasta ahora, he experimentado diferentes formas de compartir conocimientos, y todas, en cierta forma u otra, me han hecho muy feliz, por ejemplo:

-- Dar cursos
-- Dar seminarios / charlas
-- Escribir artículos y un libro
-- Contestar preguntas que me hacen por mail / twitter, etc

Así que, si tienen ganas de compartir lo que saben, adelante! Esas mismas ganas los van a impulsar a adquirir más conocimientos, para tener aún más que compartir.

Tags: varios

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.